Todos los componentes del programa piloto tienden a reforzar el vínculo entre el CAID y las familias.y niñas de la región Este que se encontraban en lista de espera.

Este sábado 4 de marzo, la sede del CAID en Santo Domingo Oeste se vistió de fiesta. No era para menos. Treinta y siete niños y niñas residentes en la región Este del país, salieron de la lista de espera de las atenciones especializadas que ofrecemos, para iniciar planes terapéuticos diseñados según sus necesidades específicas.

Quizá no sea un paso de gigante, dada la histórica carencia de servicios a la población infantil y adulta con discapacidad, pero el inicio de un programa piloto de atención sabatina es una prueba incuestionable de que el equipo ejecutivo, médico y terapéutico del CAID no descansa en la búsqueda de opciones para ampliar la cobertura y reducir el rezago.

Para el CAID, el involucramiento de las madres, padres y tutores en los procesos que seguirán los niños y las niñas es esencial. Es esta la razón por la cual la primera sesión de trabajo consistió en un taller de inducción durante el cual se explicó a los progenitores los compromisos que asumen con el plan terapéutico de sus criaturas.

En esa línea, todos los componentes del programa piloto tienden a reforzar el vínculo entre el CAID y las familias. En el calendario está fijado el inicio de los servicios mediante el entrenamiento familiar siguiendo las directrices del Nuevo Modelo de Atención y Servicio (N-MAS) que se prolongará durante dos meses. Concluido el entrenamiento, se iniciará la atención individualizada de los niños y niñas.

El personal médico, terapéutico y administrativo del piloto está empeñado en que todo funcione con la perfección de un mecanismo de relojería. Para evitar baches, el área de programación de citas contactará a cada uno de los niños y niñas usuarios para agendar la aplicación del plan terapéutico correspondiente y de conformidad con la disponibilidad de servicios.

Entre sonrisas y buenos auspicios, la doctora Milidelquis María, directora de la sede que abrirá en Santo Domingo Este, dio la bienvenida a los padres, madres y tutores que acudieron este sábado a la inauguración del piloto. Hubo preguntas que fueron respondidas de manera satisfactoria.

El doctor Henry Rosa, director nacional del CAID, habló, sin extenderse en detalles, de que este año 2023 traerá buenas noticias que tocarán no solo el ámbito de los servicios terapéuticos, sino también el de la creación de conciencia de los derechos de los niños y niñas con discapacidad.

Y, por último, en la línea de transparencia que caracteriza la actual gestión del CAID, informó a los padres, madres y tutores presentes, del seguimiento institucional a los trabajos infraestructurales de la que será sede en Santo Domingo Este, en procura de que la esperada apertura se realice lo antes posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *